http://wmail36.telefonica.net/cp/ps/Mail/Downloader?d=telefonica.net&fp=INBOX&contentSeed=d50d4&c=yes&u=cdbll&disposition=inline&an=CDBLL%40telefonica.net&uid=11118&pct=d1083&dhid=attachmentDownloader&ai=0

BEATO JOSE ALLAMANO

FUNDADOR DE LOS MISIONEROS Y MISIONERA DE LA CONSOLATA

16 de febrero

 

21 de enero de 1851 - 2001
150 años del nacimiento del Beato José Allamano
Fundador de los Misioneros y Misioneras. Desde el 7 de Octubre de 1990, en la Iglesia Católica se conoce y venera como Beato al sacerdote José Allamano. Pastor activo, sabio y atento a los signo de los tiempos se dejó conducir por la voz del Espíritu y por el amor a la Santísima Virgen María Consolata que le indicaba caminos nuevos: los caminos de la misión.

En 1901 fundó el Instituto de los Misioneros de la Consolata y 1910 fundó también el Instituto de las Misioneras de la Consolata.

Me han pedido el favor de que les hable de mi vida porque quieren brindar a muchos jóvenes la posibilidad de conocerme más y mejor. Lo hago con mucho gusto.

Me han dicho, además, que quieren conocer más lo que he hecho a lo largo de mi vida porque quieren, en la educación y formación de ustedes, inspirarse en las pautas educativas que he seguido yo a lo largo de mi vida que dediqué toda ella a la educación y formación de jóvenes estudiantes como ustedes. Esto me parece fabuloso, aunque yo mismo no sepa muy bien cuál ha sido mi pedagogía. No me he parado a reflexionar sobre eso. No importa.

Ahí va. Puede que algunas cosas me salgan mal. Ustedes comprenderán, ¿verdad? Soy viejo y han pasado tantos años... que a veces la memoria me falla! Me presento: me llamo José Allamano. Nací el 21 de enero de 1851. Hace mucho tiempo, ¿sí? Cuando nací era invierno y hacía mucho frío. Y yo era tan pequeño que mis padres me llevaron a bautizar en seguida. No es que tuvieran miedo de que me fuera a morir rápido. Lo de bautizar a los niños el mismo día de nacer era una costumbre muy común en mis tiempos. Lo hacían todos los papás. Les doy las gracias a mis padres por haberme bautizado en seguida después de nacer. Tenían una fe muy grande. Ahora me dicen que ya no se acostumbra eso. ¡Es una lástima! No saben el don precioso que los niños se pierden. Ser hijos de Dios es una gracia enorme, maravillosa.